lunes, mayo 26, 2008

The Quick and the Undead


-¿Alguna vez has tenido sarampión?
-Sí
-Pero después te volviste inmune.

The quick and the undead, señores. No espereis a Sharon Stone, ella estaba con los vivos (qué sosa). Nos encontramos ante un western con zombies (¿Alguna vez os hemos dicho que los zombies pegan en cualquier tipo de género y situación?). Bueno, en realidad no están en el oeste, sino en una especie de futuro postapocalíptico donde triunfa la ley del más fuerte.

Si Clint Eastwood y Eric Banna tuvieran un hijo, a parte de ser infrahumano, protagonizaría esta película:

Tras una preparación a lo John Rambo en la que parece que se prepara para pescar, pegamos nuestro primer grito: ¡Dios mío, una moneda de 100 Pts! No es coña:
Clint, al igual que el manco, es un cazarrecompensas, solo que en vez de cazar forajidos, caza muertos vivientes. Con su cubo de cebo cual jefe Brody, va por los pueblos extendiendo la carnaza para pescar a los zombies, cortarles los dedos y ganarse una pasta. Viaja con un tontaina de compañero que en un pueblo decide venderle al Comando G, capitaneado por otro híbrido, esta vez de Joe Pantoliano y Bugs Bunny.


Tras pasarse de chulo, nuestro amigo Clint recibe un disparo en un duelo desigual y lo dan por muerto. Los pillos malandrines le roban el botín de dedos y escapan con él, dejando tirado a tontaina, que decide robar el guardapolvo y el sombrero de Clint (¡Craso error!)

Como no podía ser menos, Clint no está muerto (vaya chuzo de película si no) y decide ir a buscar su venganza.
Por el camino se encuentra de nuevo con el tontaina, lo maniata y se lo lleva por si las moscas. Aprovecha entonces para soltarle un discursito de lo legado que está en el tema de los zombies:

-Mata primero a los muertos más recientes. Su tejido muscular aún está intacto y pueden correr.

-Enfrentate siempre en campo abierto, no te metas en sitios cerrados.

-El virús zombie es como el sarampión y te lo curas como si te hubiera mordido una serpiente. Chupa la herida y escupe, que ya te harás inmune.

-etc...

Tras darse cuenta los pillos de que alguien los sigue, deciden dejar a dos de los hombres a esperarlo y matarlo, pero Clint que es más listo, manda primero al tontaina y cuando están a punto de matarlo aparece cual Eric Draven buscando venganza con el manido "Tú estás muerto". So gilipollas, si estuviera muerto arrastraría más los pies.

Ambos tienen pistolas, pero deben de ser de juguete, porque deciden liarse a empujones y puñetazos. Clint, que es un héroe de pacotilla, es arrebatado de su arma, pero por suerte aparece Jerónimo y su tribu, capaces de sacar las tripas sin desgarrar la piel com si fueran curanderos de la India.

El camino sigue y llega hasta un pequeño tunel. Es contradecir una norma, pero claro, hay que pasar. Los zombies mineros hacen acto de presencia, y Clint demuestra que el parecerse al auténtico y llevar sombrero y revólver no hace al pistolero. Su puntería es mala mala y a punto está de ser devorado, pero el tontaina lo salva a cambio de un mordisco. Discurso de lo perra que es la vida pero aplicada a los zombies (¿A quién le muerde un zombie a esta edad?). Disparo en la cabeza y se acabaron las tonterías.

Final de trayecto: los malos están en una casa esperando la noche y mientras Pantoliano se divierte alimentando un zombie con sus propias tripas (las del zombie, no las suyas). Descubrimos que Clint está liado con uno de los malos. Bueno, es mujer, claro, aunque a veces se parezca a Owen Wilson. Pero no sólo lo descubrimos nosotros, sino también Pantoliano, que decide usarla para atraer a Clint. Pero no saben que tiene un plan: apagar las luces de la casa, abrir la puerta a los zombies acumulados fuera y correr a estilo mariquita.

Se repite el duelo del principio: misma situación, mismo diálogo pero diferente final. Bugs tarda tanto en decidirse que los muertos se impacientan y de lo comen.

La película deja bien claro que los romances no tienen final feliz (todos hablan de su esposa convertida) y el de Clint no podía ser menos, así que ¡ñam! bocado en una pierna. Tras un pequeño cabreo, coge una espada, se sube a la azotea y se sienta allí como si nada. Y eso es lo que pasa, nada. La película se acaba como si nada. Pues vale.

Y viene la sorpresa... ¡Clint se llama realmente Clint!


Joder, si es igualito.



8 comentarios:

Fran Lopez dijo...

hola,soy fran,el responsable de diorama zombie jej.
buscando documentacion para mis nuevas figuras,me he encontrado con mi diorama aqui y consecuentemente con tu blog
Como habreis imaginado la tematica zombi me encanta y en cuanto acabe de escribir voy a pasarme un ratillo largo ojeando tu blog.seguro q me encanta.
saludos!

Rafael P. dijo...

Hola Fran. Qué sorpresa verte por aquí. Nos alegramos de que nos hagas una visita y espero que te conviertas en un asiduo de estos parajes :)

Chiringui dijo...

¿Un blog de zombies y no habla de mi corto de zombies?
http://video.google.com/videoplay?docid=6775635153477366442

A ver si te gusta. Yo soy el de la máscara azul.

Neo dijo...

Felicidades tio por el pequeño hincapie de la revista. Yo lo vi y te iba a mandar un mail...pero veo que ya lo viste jejeje. Lo dicho, felicidades

MicheGaia dijo...

Esta joya del género (leo) debiera andar incluída en un pack que me agencié hace poco por una cifra de risa. Tres peliculones de no te menees por menos de 9 euros: MI NOVIA ES UN ZOMBIE, NUEVA YORK BAJO EL TERROR DE LOS ZOMBIES Y LAS COLINAS TIENEN OJOS.
No entiendo por qué esos precios, pero dada la vida, los agradezco. Andaba como loca buscando la de Nueva York... Suerte que aún quedan productoras caritativas.

Rafael P. dijo...

La de Nueva York también me la agencié yo por un precio ridículo.

Neo dijo...

yo tambien consegui la peli de fulci por 5 euros en media markt

Anónimo dijo...

DIOS LO QUE ME HE REIDO CON TU SINOPSIS!!!!!!!!

Ya en serio,me alegro de haber encontrado un blog de zombies!!!.Lo he descubierto por casualidad en la noche de halloween precisamente jejejeje.