sábado, mayo 03, 2008

Fido, de Andrew Currie


Un cruce entre El gigante de hierro, Pleasantville y El Día de los Muertos. Así podría definirse Fido. Y ya está.
Fido se queda a medio camino de todo. Intenta ser parodia burtoniana pero se ciñe a un clasicismo inquebrantable. Intenta ser comedia, pero deambula por el melodrama. Intenta tener acción, pero medra en el ritmo de forma peligrosa. Se echa de menos algo de humor más negro y un poco más de violencia. Falta más zombies salvajes, y profundizar en ese concepto de la zona desprotegida más allá de las alambradas, que se vislumbra lo más interesante y desaprovechado del film.
Fido se deja ver. Arranca alguna sonrisa. Propone ideas interesantes (como la convivencia del american way of life con los zombies, usándolos como bien de consumo) y resulta previsible a la vez.
Buenas intenciones, al fin y al cabo.

3 comentarios:

AMANECER ZOMBIE dijo...

Yo la vi hace muchos meses en ingles. Como bien dices se queda corta en muchas cosas pero el concepto es molon aunque no original. De hecho el juego de xbox Stubbs the zombie ya trataba de una sociedad americana pseudofuturista ambientada en los años 50 que sufre una amenaza zombie.

Saludos, NEO

setry dijo...

Diría que faltan palabras malsonantes en esta crítica, se suponía una de las grandes películas del festival de Sitges de hace dos años y fue un pufo de mucho cuidado...

¿Para cuando un post sobre los muertos andantes que había anoche cerca del paseo de la castellana de Madrid?

Mauro Picotto dijo...

Pese a todo, estando advertido, aun me apetece verla. saludos